Conecta con nosotros

Estados Unidos

La disminución poblacional en EE.UU. y la falacia del “pastel del tamaño fijo”

Publicado

el

poblacional
Compartir:

El crecimiento de la población en los Estados Unidos descendió a un mínimo histórico durante la pandemia del COVID-19. Tras una década de caída de la fecundidad, en 2020 murieron más personas de las que nacieron en la mitad de los estados de EE UU. Las primeras estimaciones sugieren que la población estadounidense creció sólo un 0.35%, la tasa más baja jamás registrada, y se espera que el crecimiento se mantenga casi plano este año, según un informe del Wall Street Journal.

Los escritores del WSJ, Janet Adamy y Anthony DeBarros informan: “Con la tasa de natalidad ya a la deriva, el empujón de la pandemia podría dar lugar a lo que equivale a una cicatriz en el crecimiento de la población, dicen los investigadores, que podría ser más profunda que las dejadas por los períodos históricos de agitación económica, como la Gran Depresión y el estancamiento y la inflación de la década de 1970, porque se sustenta en un cambio hacia una menor fertilidad”.

La visión maltusiana de la población

Esta noticia demográfica llega en un momento en el que se fomenta ampliamente la limitación del tamaño de la familia en los medios de comunicación. En julio, Meghan Markle y el príncipe Harry ganaron un premio por su “decisión ilustrada” de limitarse a dos hijos. Y en respuesta a un reciente informe de la Oficina del Censo sobre el bajo crecimiento de la población en la última década, el economista Paul Krugman, ganador del Premio Nobel, escribió en una columna del New York Times que “de hecho, en un mundo de recursos limitados y grandes problemas ambientales hay algo que decir a favor de una reducción de la presión demográfica”.

Y es que, a primera vista, parece plausible que tener menos gente se traduzca en una mayor prosperidad. Al fin y al cabo, una mayor población conllevaría un mayor consumo de recursos, lo que parece sugerir que el miembro promedio de la población tendría acceso a una parte menor de los recursos. Esta perspectiva ha sido popular desde que el economista Thomas Malthus publicó su obra seminal de 1798, Un ensayo sobre el principio de la población, en la que sostenía que el crecimiento exponencial de la población superaría necesariamente el aumento de la producción de alimentos, lo que provocaría una hambruna masiva.

La visión maltusiana del mundo ha sido incluso representada en la cultura popular en los últimos años, especialmente por el personaje de Thanos, la némesis definitiva de los Vengadores. En Avengers: Infinity War, Thanos trata de salvar a la humanidad del colapso económico reduciendo la población a la mitad de la vida en el universo, dejando así a la mitad restante con el doble de recursos.

Aunque Thanos es presentado como el villano, la película nunca articula realmente el fallo de su lógica. Pero hay, de hecho, un defecto fundamental en el pensamiento maltusiano, ya sea de Malthus, Meghan Markle, el Príncipe Harry, Paul Krugman o Thanos. Y ese defecto se conoce como la falacia del pastel de tamaño fijo.

La falacia del pastel de tamaño fijo es la idea de que hay una cantidad fija de recursos en una economía y, por lo tanto, si hay más personas que consumen recursos, el pastel debe dividirse en porciones más pequeñas para cada persona. Según este punto de vista, si la población sigue aumentando, al final habrá cada vez más personas que no tendrán más que migajas. Pero esto es una falacia porque, en realidad, cada persona no es sólo un consumidor de pastel, sino también fabrica pastel. En otras palabras, cada nueva persona va acompañada no sólo de una nueva boca que consume recursos, sino también de una nueva mente y un par de manos que producen recursos.

La cuestión, pues, es si la persona promedio consume más de lo que produce, o viceversa. Si consumen más de lo que producen, entonces los maltusianos pueden no ser lo suficientemente pesimistas e incluso una población estancada sería insostenible. Sin embargo, si la persona promedio produce más de lo que consume, entonces es probable que una población creciente sea una fuerza poderosa para el éxito económico de una civilización, y el reciente declive demográfico puede resultar una de las consecuencias económicas más devastadoras de la pandemia del COVID-19.

Los humanos como máquinas de producción

Cualquier especie animal cuyo miembro medio sea más consumista que productivo acabará extinguiéndose. Y del mismo modo, el ser humano promedio debe crear mucha más riqueza de la que consume para que la civilización humana llegue a ser tan rica como lo es hoy.

Esto es así porque, al igual que las ardillas no pueden consumir más nueces de las que recogen y los leones no pueden comer más cebras de las que matan, la producción debe necesariamente igualar o superar el consumo también en la economía humana. Y a juzgar por las vastas ciudades, las bibliotecas del conocimiento, los vehículos, los teléfonos inteligentes, los ordenadores y otras riquezas que abundan en la sociedad moderna, el impacto económico creativo del ser humano promedio debe superar su impacto económico destructivo en multitud de ocasiones. De lo contrario, viviríamos en un desierto o en un erial.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, ésta subsistió, pero a duras penas. Los ingresos casi nunca superaban los 3.50 dólares diarios en dólares de hoy. Pero desde que la revolución industrial permitió a los humanos multiplicar su productividad con la tecnología y la ciencia, el crecimiento económico per cápita se ha disparado y la parte de la población que vive en la pobreza extrema ha disminuido de más del 80% a menos del 10%. Todo esto ha ocurrido mientras la población humana se disparaba de menos de 1,000 millones en 1800 a casi 8,000 millones en la actualidad.

Dado que el crecimiento económico procede de las personas (su trabajo, sus innovaciones, sus inversiones), el hecho de que la economía mundial haya crecido rápidamente, en lugar de estancarse o reducirse, casi todos los años durante los últimos siglos demuestra que, por término medio, las personas añaden más riqueza a la economía de la que restan. De hecho, el crecimiento de la población en el pasado ha estado correlacionado y probablemente vinculado causalmente, con el crecimiento económico, y no hay razón para pensar que el aumento de la población no continuará esta tendencia.

Podría decirse que el aumento de la población es maravilloso para los que llegan a la existencia, que reciben el don de la vida y se convierten en entidades valiosas por sí mismas. Pero, además, añadir personas a nuestro mundo es maravilloso económicamente para los que ya existen, porque la mayoría de las personas que quedan relativamente libres para dedicarse a la actividad económica contribuyen a la oferta de trabajo y al pensamiento innovador, haciendo así que los servicios y productos estén más disponibles debido a su mayor producción en relación con la cantidad que se consume.

Aumento de la división del trabajo

Los beneficios de una población más numerosa van más allá del hecho de que la persona media produce más riqueza de la que consume. También está el hecho importante de que un grupo de personas que participan en la división del trabajo forman una economía que es mucho mayor que la suma de sus partes. Esto sucede porque a medida que crece la fuerza de trabajo, también lo hacen las oportunidades de sus miembros para especializarse.

Esto es fácil de ver si se empieza con un pequeño ejemplo.

Si una persona está sola en una isla, puede dedicar la mitad de sus horas de trabajo a recoger cocos de los árboles y la otra mitad a construir y mantener su refugio y su campamento. Sin embargo, si dos personas están juntas en la isla y están dispuestas a intercambiar, la que sea relativamente más adecuada para recoger los cocos (quizás la más alta) puede dedicar todas sus horas de trabajo a eso y la que sea relativamente más apta para el mantenimiento del campamento (quizás la más inclinada a la mecánica) puede dedicar todas sus horas de trabajo a eso. De este modo, el conjunto de tareas se realizará de forma más eficiente de lo que lo haría sin la división del trabajo, debido a que cada persona es relativamente más adecuada para su tarea y también a la mayor acumulación de experiencia que cada persona obtendrá al centrarse en un único campo de trabajo.

Dos personas cualesquiera están optimizadas, al menos ligeramente, para una tarea determinada, porque las preferencias personales, la experiencia pertinente, las aptitudes e incluso la ubicación física en el espacio en un momento determinado son variables que difieren de una persona a otra y afectan lo bien que se puede realizar una tarea determinada. Por lo tanto, una mayor división del trabajo prácticamente siempre tendrá el potencial de producir beneficios económicos.

Y, lo que es más, existe una asimetría fundamental entre cada persona como “consumidor del pastel” y como “productor del pastel”: Añadir más consumidores es meramente aritmético (si la gente consume más de lo que solía, es porque es más rica y puede permitírselo), mientras que añadir más productores aumenta la producción exponencialmente.

Aumentar la escala de la isla

El tamaño de la población ha sido un aspecto crucial del progreso económico desde los mercados de la Edad de Piedra hasta los de hoy en día. En su libro The Rational Optimist (El optimista racional), el biólogo Matt Ridley describe cómo el tamaño insuficiente de la población frenó a las sociedades de cazadores-recolectores al limitar su división del trabajo.

“Un grupo de cien personas no puede mantener más que un cierto número de herramientas, por la sencilla razón de que tanto la producción como el consumo de herramientas requieren un tamaño mínimo de mercado”, escribe Ridley. “La gente sólo aprenderá un conjunto limitado de habilidades y si no hay suficientes expertos de los que aprender una habilidad poco común, perderán esa habilidad”. Una buena idea, manifestada en hueso, piedra o cuerda, necesita mantenerse viva gracias a los números.

Ridley comenta el ejemplo catastrófico de Tasmania, que quedó aislada de Australia por la subida del nivel del mar en el estrecho de Bass hace unos 10,000 años. “Aislada en una isla en el fin del mundo, una población de menos de 5,000 cazadores-recolectores dividida en nueve tribus no sólo se estancó, o no progresó. Retrocedieron de forma constante y gradual a un conjunto de herramientas y un estilo de vida más sencillos, simplemente porque carecían del número necesario para mantener su tecnología existente”, explica Ridley. “Cuando los europeos se encontraron por primera vez con los nativos de Tasmania, descubrieron que no sólo carecían de muchas de las habilidades y herramientas de sus primos del continente, sino que también carecían de muchas tecnologías que sus propios antepasados habían poseído alguna vez”.

Si avanzamos hasta la actualidad, se observan efectos similares de las tendencias demográficas. Ruchir Sharma informa en la revista Foreign Affairs, por ejemplo, que “para comprender mejor cómo la demografía limitará las economías nacionales en el futuro, examiné las tendencias de la población en los 56 casos desde 1960 en los que un país mantuvo un crecimiento económico de al menos el 6% durante una década o más. En promedio, la población en edad de trabajar creció un 2.7% durante estos auges, lo que sugiere que las explosiones en el número de trabajadores se llevan gran parte del crédito por los milagros económicos. Esta conexión se ha dado en docenas de casos, desde Brasil en los años 60 y 70 hasta Malasia en los años 60 y 90”.

Además, Sharma señala: “De hecho, a los países con una población en edad de trabajar cada vez más reducida les ha resultado casi imposible producir un fuerte crecimiento económico. Si nos remontamos a 1960, hay 698 períodos decenales para los que se dispone de datos sobre el crecimiento de la población de un país y el crecimiento del PIB. En 38 de estos casos, la población en edad de trabajar se redujo. La tasa media de crecimiento del PIB en estos países fue de un mísero 1.5%”.

El padre de la economía moderna, Adam Smith, lo expresó con sencillez en su emblemático libro de 1776 *La riqueza de las naciones cuando escribió: “La división del trabajo está limitada por la extensión del mercado”.

De monos y Shakespeare

Hay un teorema que dice que, si le das a suficientes monos máquinas de escribir por suficiente tiempo, producirán a Shakespeare. Del mismo modo, si se añaden suficientes humanos al mercado, producirán autos autodirigidos, carne sintética, *NFTs, *Neuralink, CRISPR-Cas9, miembros de reemplazo impresos en 3D y también Shakespeare. Y la lista continúa.

Cada día se inventan nuevas formas de trabajo y especializaciones del conocimiento, en parte porque existe tanta gente que se puede sostener un mercado muy diverso. En principio, no habría un límite efectivo de problemas que resolver y de tareas que realizar con valor si sólo hubiera suficientes innovadores que se especializaran en ellas. Por lo tanto, las ganancias económicas mutuas de un mercado en expansión pueden aumentar prácticamente de forma indefinida.

Y cuanto más proliferen estas ganancias mutuas, más armoniosos serán los intereses de las personas. Como escribió el economista Ludwig Von Mises en su obra maestra de 1949 La acción humana: “La misma condición de la que surgen los conflictos irreconciliables de la competencia biológica, es decir, el hecho de que todas las personas se esfuerzan en general por las mismas cosas, se transforma [por la división del trabajo] en un factor de armonía de intereses. Como mucha gente, o incluso toda la gente, quiere pan, ropa, zapatos y autos, la producción a gran escala de estos bienes se hace factible y reduce los costos de producción hasta tal punto que son accesibles a precios bajos. El hecho de que mi prójimo quiera adquirir zapatos como yo, no hace que me sea más difícil conseguirlos, sino más fácil”.

La idea maltusiana de que una población creciente es aquella en la que a cada individuo le resultará cada vez más difícil salir adelante puede ser cierta para la mayoría de las especies animales (ya que no suelen especializarse ni comerciar), pero en la sociedad humana moderna ocurre justo lo contrario.

Una encuesta de Gallup de 2013 reveló que solo el 5% de los adultos estadounidenses no quería tener hijos. Este deseo generalizado de procrear encaja perfectamente con la verdad económica de que el crecimiento de la población es una marea que eleva todos los barcos.

Si queremos ampliar el poder económico de Estados Unidos y de la comunidad mundial en general, debemos aumentar la población humana. Quién sabe, tal vez incluso nos divirtamos en el proceso.

*Saul Zimet – Fundación para la Educación Económica

*Si te gusta esta información y te ha sido de utilidad, ayúdanos a difundirla para que más personas tengan la oportunidad de conocerla

Y recuerda… “No asumas NADA, cuestiona TODO”.

Redacción Anwo.life

Compartir:





“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.

Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Compartir:
Compartir:

Estados Unidos

Las guerras secretas del imperio estadounidense…

Publicado

el

Por

imperio
Compartir:

Para llegar a donde están, las potencias imperiales engañarán, disimularán y distorsionarán. El imperio de los EE. UU., el más asombroso de los poderes diabólicos, se ha extendido por todo el mundo, a menudo sin que sus propios ciudadanos lo sepan.

(más…)

Compartir:





“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.

Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Compartir:
Compartir:
Sigue leyendo

Estados Unidos

Vermont apuesta por una enmienda constitucional que consagra el aborto como un “derecho humano”

Publicado

el

Por

Vermont
Compartir:

El estado de Vermont, como se esperaba, votó para enmendar la constitución estatal para consagrar permanentemente el aborto como un “derecho humano no negociable”, que nunca puede ser arrebatado por nadie.

(más…)

Compartir:





“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.

Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Compartir:
Compartir:
Sigue leyendo

Calentamiento Global

19 estados inician investigaciones sobre bancos con vínculos con el “culto climático”

Publicado

el

Por

vínculos
Compartir:

Casi la mitad de los fiscales generales de EE.UU. han iniciado investigaciones sobre los presuntos vínculos entre los bancos estadounidenses y la “Alianza Net-Zero Banking” de las Naciones Unidas.

(más…)

Compartir:





“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.

Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Compartir:
Compartir:
Sigue leyendo
Anuncio publicitario

Hacer una donación

“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.
Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Donar ahora

imperio
Estados Unidoshace 2 meses

Las guerras secretas del imperio estadounidense…

global
Economía y Finanzashace 2 meses

La “primera revolución global mundial” ya está en marcha

Mamá tiene bigote
Actualidadhace 2 meses

Bayer patrocina “película transexual” para niños llamada “Mamá tiene bigote”

Economía y Finanzashace 2 meses

“Capitalismo de Partes Interesadas”: el ¡Fascismo Global! del Foro Económico Mundial

combustibles fósiles
Calentamiento Globalhace 2 meses

La ONU considera tratar de PROHIBIR todos los combustibles fósiles en el planeta

Covid 19hace 2 meses

Sorprendente correlación entre los refuerzos de la vacuna de otoño y el exceso de muertes en Inglaterra

COVID-19
Covid 19hace 2 meses

Vacunados COVID-19… ¿parte del mayor experimento de envenenamiento de la historia?

sequía
Calentamiento Globalhace 2 meses

Los principales ríos de todo el mundo experimentan sequía al mismo tiempo

Vermont
Estados Unidoshace 2 meses

Vermont apuesta por una enmienda constitucional que consagra el aborto como un “derecho humano”

multipolar soberanista
Élite y Gobierno Mundialhace 2 meses

Los BRICS aceleran el paso de la “multipolaridad soberanista”

generación Z
Salud y bienestarhace 2 meses

Encuesta revela una “enfermedad mental masiva en la generación Z”

miocarditis
Salud y bienestarhace 2 meses

Pfizer y Moderna investigarán sus propias vacunas contra los riesgos de miocarditis

Migrantes climáticos
Actualidadhace 3 meses

“Migrantes climáticos”: el nuevo adjetivo dado por los globalistas a los ilegales latinos y negros

mascarillas
Salud y bienestarhace 3 meses

¿Se están preparando Biden y los demócratas para impulsar más mandatos de mascarillas luego de otra elección robada?

GUERRA contra China
Élite y Gobierno Mundialhace 3 meses

Japón se prepara para la GUERRA contra China

Marx
Historiahace 3 meses

El error más grave de Karl Marx

vínculos
Calentamiento Globalhace 3 meses

19 estados inician investigaciones sobre bancos con vínculos con el “culto climático”

Tavistock
Ideología de Génerohace 3 meses

Escándalos recientes en la Clínica Tavistock desentrañan la oscura y malvada historia de esta institución

teoría monetaria moderna
Historiahace 3 meses

La teoría monetaria moderna no es moderna, “se remonta a la antigua China”

huella digital
Covid 19hace 3 meses

Descubren la “huella dactilar sintética” en el genoma del SARS-CoV-2, demostrando que fue creado en un laboratorio

Hacer una donación

“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.
Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Donar ahora

Anuncio publicitario

Lo más reciente

Copyright © 2021 ANWO | Against the New World Order | Y recuerda,... "No asumas NADA y cuestiona TODO".
Aviso de Privacidad

Please disable your adblocker or whitelist this site!

error: ¡ El contenido esta protegido !