Conecta con nosotros

Economía y Finanzas

¿Hay realmente menos capitalistas que nunca?

Publicado

el

MENOS CAPITALISTAS
Compartir:

El economista Richard Salsman plantea a los defensores de la libertad una sorprendente y retórica pregunta en el título de su libro más reciente. ¿Hay realmente menos capitalistas que nunca?

Los expertos y teóricos llevan lamentando las amenazas a la libre empresa y la escasez de sus defensores casi desde que existe el capitalismo estadounidense, por supuesto, pero eso no significa que las recientes advertencias sean menos urgentes. Sin embargo, al sumergirse en el corpus de los ensayos recopilados por Salsman en la última década, la pregunta más importante puede ser por qué el capitalismo tuvo alguna vez suficientes defensores para llegar a existir en primer lugar.

Salsman, profesor de economía política en la Universidad de Duke, comienza con una importante distinción semántica: las personas que están a favor del socialismo se llaman socialistas, así que ¿por qué no llamamos capitalistas a todos los que están a favor del capitalismo? En su lugar, tendemos a reservar esa palabra para alguien que es un director general, el fundador de una start-up o un profesional de las finanzas: en otras palabras, personas que se supone que ya son ricas.

Esto hace que ser capitalista suene más glamoroso, pero refuerza los prejuicios de la visión socialista, que afirma que el socialismo es preferido por la gran mayoría de la gente, porque beneficia a las masas, mientras que el capitalismo es preferido sólo por la élite que construye fortunas con su funcionamiento.

Pero como nos recuerda Salsman, una economía capitalista crea la oportunidad de construir riqueza para todos los que se preocupan por participar en ella, tanto los empleados como los directores generales. Los países capitalistas pueden tener mayores grados de desigualdad de ingresos y riqueza, pero también tienden a tener grados mucho más altos de ingresos y riqueza en general. Además, la presunción de que todo el mundo debería ser igual en cuanto a logros profesionales y financieros niega no sólo la diversidad de la sociedad humana – que tenemos diferentes capacidades y puntos fuertes- sino también la diversidad de nuestros objetivos y deseos. Aunque todos tuviéramos el mismo talento y la misma inteligencia, querríamos cosas diferentes y perseguiríamos vocaciones de distinto valor para los demás. Sólo una microgestión tiránica de la vida de todos podría hacernos económica y demográficamente iguales.

Pero si las sociedades libres son más prósperas económicamente y reflejan mejor nuestro yo libremente elegido, el capitalismo se encuentra acosado por una paradoja, a la que Salsman vuelve una y otra vez en sus ensayos. No la paradoja que proponen los críticos del capitalismo -que es económicamente productivo, pero de alguna manera inmoral-, sino que es a la vez productivo y moral, y sin embargo es perennemente atacado y ridiculizado. ¿Cómo es posible que un sistema tan perfectamente adaptado al florecimiento humano, al que Salsman se refiere descaradamente como el “hábitat ideal para la humanidad”, sea objeto de una calumnia tan venenosa proveniente de tantas direcciones?

Como cabría esperar de alguien que invoca con frecuencia los escritos de Ayn Rand, Salsman señala las erróneas premisas morales de muchos de los críticos del capitalismo. El capitalismo, entendido como propiedad, no es sólo un sistema económico, nos recuerda, sino que se basa también en principios políticos y éticos vitales. Necesitamos ser libres para comprar y vender, pero también necesitamos un sistema de gobierno limitado basado en los derechos, como la Constitución de EE.UU., y la comprensión de que el interés propio ilustrado es superior al auto-sacrificio altruista. Muchos de los críticos del capitalismo se oponen ideológicamente a los fundamentos más profundos del capitalismo, por lo que el hecho de que dicho sistema produzca riqueza y oportunidades es, para ellos, una irrelevancia de segundo orden. Prefieren sus teorías a los hechos de la existencia humana.

En el análisis de Salsman, estos opositores pueden clasificarse en dos categorías generales: los que se oponen explícitamente al capitalismo y los que lo apoyan teóricamente, pero carecen de la base moral de principios para adoptarlo plenamente. En el primer grupo, tenemos una serie de comunistas, socialistas, progresistas y demócratas elegidos. Pero en el otro, también tenemos muchos conservadores e incluso libertarios a los que Salsman ridiculiza como patriotas de mal agüero en la batalla por el libre mercado y el gobierno limitado. Los únicos partidarios verdaderos y coherentes del capitalismo son, al parecer, los objetivistas como el propio Salsman. Incluso Hayek recibe una paliza por su apoyo, en El camino de la servidumbre y La constitución de la libertad, a los programas de seguridad social.

Este estándar extremadamente alto sobre quién califica como un “verdadero” partidario del capitalismo produce la otra contradicción convincente del libro. Es importante que los comentaristas, los responsables políticos y los lectores en general se atengan a los primeros principios y defiendan con la mayor firmeza posible que los seres humanos deben tener la libertad para inventar, obtener ganancias y hacer negocios entre sí, sin que los planificadores económicos y los envidiosos aguafiestas les molesten. Desde esa perspectiva, el estilo vociferante y colérico de Salsman es un soplo de aire fresco, que nos salva de los compromisos insulsos y sin principios y de los clichés políticos rancios. Al igual que la propia Rand, despierta la imaginación de los lectores que quieren vivir con principios morales claros que celebren la humanidad.

Pero también vivimos en una república democrática en el siglo XXI. Tenemos una economía mixta, en la que nuestra vida comercial compartida ya está ampliamente politizada, y las políticas que la mantienen así cuentan con el apoyo de un conjunto de influyentes grupos de intereses. Los políticos elegidos que tienen el poder de cambiar el sistema -incluso los que teóricamente apoyan la reforma- rara vez muestran la audacia que se necesitaría para reformarlo realmente. Ir contra ese sistema para luchar por una mayor libertad será difícil. Pero, ¿qué posibilidades tenemos si ni siquiera los libertarios, considerados por la mayoría de los pensadores políticos convencionales como la facción pro-capitalista más extrema del espectro político estadounidense, se califican de verdad? No conozco ninguna estimación científica del número total de objetivistas en Estados Unidos, pero es justo decir que no corren el peligro de convertirse en una mayoría popular de votos en un futuro próximo.

Así que, aunque admiro a Salsman por oponerse al tribalismo y a la oposición reaccionaria al florecimiento humano, tan desgraciadamente comunes en la vida política estadounidense, todavía tenemos un largo camino que recorrer cuando se trata de reunir una coalición práctica para hacer retroceder la marea del colectivismo en la legislación y la política. Esto habría sido cierto incluso hace una década, en plena era del Tea Party, cuando existía un auténtico movimiento populista para reducir los impuestos y el gasto público. Pero el desafío es aún más desalentador ahora que estamos viendo un deshilachamiento significativo de la alianza fusionista entre conservadores y libertarios que mantuvo a ambos grupos aliados a favor de la libertad económica en las décadas anteriores a los años de Trump.

Así que, aunque Salsman no nos ha dado un plan para resolver todos nuestros problemas económicos y políticos, al menos nos ha dado una excelente evaluación de los mismos. Presenta opiniones firmes sobre muchos de los acontecimientos económicos más importantes de la última década, incluyendo el Programa de Alivio de Activos en Problemas (“empeoró las cosas”), el aumento de la prominencia de los Socialistas Demócratas de América (un “grupo de moda para algunos de los jóvenes”), los cierres de Covid-19 (“injustificados, sin precedentes”), la extensión de los beneficios de desempleo (terrible), y la repetida inversión de la curva de rendimiento por parte de la Reserva Federal (¿cuánto tiempo tenemos verdaderamente?).

La clara explicación de Salsman de los principios fundamentales que están en juego en cada una de las crisis que acaparan los titulares, ayuda a los lectores abrumados a ver más allá del dramatismo del momento y de los argumentos de necesidad que acompañan los recurrentes intentos para tomar el poder por parte de políticos y burócratas.

Al tratarse de una recopilación de ensayos, el libro no tiene una única narrativa o tema, pero está útilmente organizado en capítulos temáticos. Aunque los ensayos originales se escribieron en respuesta a una variedad de temas y personalidades de las noticias, contienen una gran cantidad de valiosa pedagogía económica que falta en las publicaciones menos inteligentes de los principales medios.

A los estudiantes de economía política, tanto universitarios como adultos, les haría bien leer el análisis de Salsman.

*Richard Morrison

*Si te gusta esta información y te ha sido de utilidad, ayúdanos a difundirla para que más personas tengan la oportunidad de conocerla

Y recuerda… “No asumas NADA, cuestiona TODO”

Redacción ANWO

Compartir:





“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.

Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Compartir:
Compartir:

Economía y Finanzas

La “primera revolución global mundial” ya está en marcha

Publicado

el

Por

global
Compartir:

El administrador de fondos de cobertura Paul Singer, jefe de Elliott Management Corporation, advirtió recientemente en las principales noticias financieras que pronto se avecina un “colapso social global”. Y según el autor financiero y analista experto Bob Moriarty, este evento conducirá a la “primera revolución global mundial”.

(más…)

Compartir:





“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.

Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Compartir:
Compartir:
Sigue leyendo

Economía y Finanzas

“Capitalismo de Partes Interesadas”: el ¡Fascismo Global! del Foro Económico Mundial

Publicado

el

Por

Compartir:

El concepto de “fascismo” fue ingresado originalmente en la Enciclopedia Italiana por el filósofo italiano Giovanni Gentile, quien afirmó que “el fascismo debería llamarse más apropiadamente corporativismo porque es una fusión del estado y el poder corporativo”. Más tarde, Benito Mussolini se atribuiría el mérito de la cita como si la hubiera escrito él mismo, pero es importante tenerlo en cuenta porque describe el propósito principal de la ideología en lugar de simplemente etiquetar a las personas que no nos gustan como un medio deshonesto para socavar su legitimidad.

(más…)

Compartir:





“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.

Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Compartir:
Compartir:
Sigue leyendo

Economía y Finanzas

El nuevo orden multipolar lo decidirá la “guerra energética”, no Ucrania

Publicado

el

Por

guerra energética
Compartir:

Karin Kneissl, ex ministra del Exterior de Austria –hoy analista de energía y autora de 14 libros–, evalúa la guerra que se libra entre las finanzas globales y laenergía global”.

(más…)

Compartir:





“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.

Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Compartir:
Compartir:
Sigue leyendo
Anuncio publicitario

Hacer una donación

“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.
Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Donar ahora

imperio
Estados Unidoshace 2 meses

Las guerras secretas del imperio estadounidense…

global
Economía y Finanzashace 2 meses

La “primera revolución global mundial” ya está en marcha

Mamá tiene bigote
Actualidadhace 2 meses

Bayer patrocina “película transexual” para niños llamada “Mamá tiene bigote”

Economía y Finanzashace 2 meses

“Capitalismo de Partes Interesadas”: el ¡Fascismo Global! del Foro Económico Mundial

combustibles fósiles
Calentamiento Globalhace 2 meses

La ONU considera tratar de PROHIBIR todos los combustibles fósiles en el planeta

Covid 19hace 2 meses

Sorprendente correlación entre los refuerzos de la vacuna de otoño y el exceso de muertes en Inglaterra

COVID-19
Covid 19hace 2 meses

Vacunados COVID-19… ¿parte del mayor experimento de envenenamiento de la historia?

sequía
Calentamiento Globalhace 2 meses

Los principales ríos de todo el mundo experimentan sequía al mismo tiempo

Vermont
Estados Unidoshace 2 meses

Vermont apuesta por una enmienda constitucional que consagra el aborto como un “derecho humano”

multipolar soberanista
Élite y Gobierno Mundialhace 2 meses

Los BRICS aceleran el paso de la “multipolaridad soberanista”

generación Z
Salud y bienestarhace 2 meses

Encuesta revela una “enfermedad mental masiva en la generación Z”

miocarditis
Salud y bienestarhace 2 meses

Pfizer y Moderna investigarán sus propias vacunas contra los riesgos de miocarditis

Migrantes climáticos
Actualidadhace 3 meses

“Migrantes climáticos”: el nuevo adjetivo dado por los globalistas a los ilegales latinos y negros

mascarillas
Salud y bienestarhace 3 meses

¿Se están preparando Biden y los demócratas para impulsar más mandatos de mascarillas luego de otra elección robada?

GUERRA contra China
Élite y Gobierno Mundialhace 3 meses

Japón se prepara para la GUERRA contra China

Marx
Historiahace 3 meses

El error más grave de Karl Marx

vínculos
Calentamiento Globalhace 3 meses

19 estados inician investigaciones sobre bancos con vínculos con el “culto climático”

Tavistock
Ideología de Génerohace 3 meses

Escándalos recientes en la Clínica Tavistock desentrañan la oscura y malvada historia de esta institución

teoría monetaria moderna
Historiahace 3 meses

La teoría monetaria moderna no es moderna, “se remonta a la antigua China”

huella digital
Covid 19hace 3 meses

Descubren la “huella dactilar sintética” en el genoma del SARS-CoV-2, demostrando que fue creado en un laboratorio

Hacer una donación

“AYÚDANOS A MANTENER ESTA INFORMACIÓN DISPONIBLE PARA TI Y MILES DE PERSONAS MÁS”.
Tu donativo contribuirá para difundir la verdad, derrotar la mentira y mejorar la toma de decisiones en contra del Nuevo Orden Mundial.

Donar ahora

Anuncio publicitario

Lo más reciente

Copyright © 2021 ANWO | Against the New World Order | Y recuerda,... "No asumas NADA y cuestiona TODO".
Aviso de Privacidad

Please disable your adblocker or whitelist this site!

error: ¡ El contenido esta protegido !